Contact us

Mi cesta
0
Blog

CARNAVAL

Las titilantes llamas que brillan desde las ventanas se reflejan en las aguas oscuras que cubre la noche. Los sonidos apagados que proceden del interior de los palacios sólo se interrumpen por el sonido de una embarcación engalanada que surca el canal. Varios viajeros desciende de la misma, con un revoloteo de capas y plumas de tocados y sombreros, alguna risa sofocada, el sonido leve de calzado lujoso y elegante sobre el piso se ve acompañado por el fugaz brillo de la piel sobredorada. Sobre guantes de fina seda refulgen piedras preciosas, sobre escotes que se entreven entre las capas cadenas de oro y collares de perlas.

Una mano amable sostiene la de una dama que sonríe cortésmente y el grupo corre hasta el palacio más cercano, llaman al portón y tras unos susurros éste se abre de par en par: ¡Qué explosión! ¡La fiesta en el ‘cortile’ ya es inmensa! ¡Música y guirnaldas, colores, brillos, animales exóticos! Criados solícitos acuden junto a los recién llegados para llevarse sus capas, dejando a la vista esplendorosos ropajes, virtuosas máscaras y todo, ¡todo!, trajes, máscaras, cabellos y pelucas, calzados, guantes, están cuajados de joyas a cuál más impresionante.

Los miembros del grupo se dispersan por los decorados salones a escuchar y repetir el último chisme, a bailar con el que suponen es su enmascarado galán favorito entre una música que lo inunda todo, a disfrutar de almibarados pastelitos y coloridas frutas, así como de la vista maravillosa que la fiesta supone.

Una mano descubierta recorre la línea de una suave mandíbula enmarcada por dos maravillosos pendientes candelabro, y un beso asoma entre unos jugosos y jóvenes labios.

¡Es Carnaval en Venecia! ¡Es Carnaval en De’Medici Bijoux… y #somosúnicos!

Texto. Andrea Miranda

Deja tu opinión

Close
Compare
Wishlist 0
Open Wishlist Page Continue Shopping